Cita Goethe

Una corrección ortotipográfica tiene, como su propio nombre indica, dos partes. La primera de ellas es la parte ORTOGRÁFICA. En ella el corrector corrige cualquier falta de ortografía que pueda encontrar en el texto: tildes, errores de concordancia y de sintaxis, uso adecuado de los signos de puntuación, abreviaturas, etc. Todo ello teniendo en cuenta las recomendaciones de la RAE y su última actualización de la normas realizada en 2010. 

Por otro lado, está la corrección TIPOGRÁFICA. Consiste en unificar en todo el texto el uso de las comillas, cursivas y negrita. También en la eliminación de espacios sobrantes, revisión del índice, bibliografía, citas, notas a pie de página, palabras mal partidas, etc.

En una corrección de estilo se trabaja desde un enfoque más literario. Se revisa el vocabulario, la sintaxis, la expresividad y, sobre todo, si el autor cumple su objetivo comunicativo de manera eficiente. Se eliminan muletillas y repeticiones innecesarias de ideas. Se introducen conectores para dar mayor coherencia al texto. Se simplifica el uso de subordinadas innecesarias. Intentamos que el estilo sea homogéneo y claro, fácil de entender para el lector. Todo esto se hace respetando el estilo del autor y su manera de escribir.

Roberto Augusto

mujer leyendo