Página de venta en Letra Minúscula

Este es el segundo libro que publicas con Letra Minúscula. ¿Se vive de manera diferente que la primera vez?

Es verdad que se vive de manera más relajada porque ya sabes cómo funciona el proceso y el equipo de Letra Minúscula. Sabes que estás en buenas manos, por lo que te relajas en ciertos aspectos. Pero, por otro lado, me he sentido igual de nervioso y emocionado, sobre todo al entregarles el primer manuscrito. Ellos son los primeros en leerlo y tienes miedo de no estar a la altura. Pero es un lujo trabajar con ellos y seguiré haciéndolo en el futuro.

Haz un breve resumen de lo que los lectores van a encontrar en El latido del alma.

El latido del alma es la historia de Gonzalo, un hombre que emprende una huida de sí mismo al no encontrar su lugar en el mundo cuando se queda en paro en plena crisis de la burbuja inmobiliaria. Se refugia en la música, en su piano, en su pasión por el mar y en el recuerdo de un amor de verano de cuando tan solo era un niño. Se produce el esperado reencuentro después de veinte años, pero no resulta ser tal y como lo había soñado una y mil veces. Encuentra en el amor su vía de escape hasta que se reconcilia consigo mismo y toma las riendas de su vida.

¿Te ayudan las redes sociales en la promoción de tu obra?

Sí, ayuda. Es fundamental.

¿Te ha costado mucho tiempo y esfuerzo escribirla o el proceso ha sido rápido y sencillo?

Nunca es sencillo, pero sí es cierto que el proceso ha sido más rápido que el anterior porque la idea la tenía en la cabeza desde hace años.

¿Eres un escritor de brújula o de mapa? Es decir, ¿te gusta improvisar o lo planificas todo antes de escribir?

Depende. Aunque me gusta tenerlo todo bajo control y planificado, lo cierto es que nunca es posible del todo porque van surgiendo ideas sobre la marcha y eso es lo realmente emocionante de cualquier proceso creativo. Sin embargo, en la novela que estoy escribiendo en estos momentos sí he tenido que tirar de esquemas para no perderme. Hay muchos saltos temporales y eso conlleva más personajes en diferentes épocas. Aunque en reglas generales, soy bastante caótico e impulsivo.

¿Cómo llevas lo del marketing de tus libros? 

Es lo peor. Me gustaría centrarme en escribir y dejar el marketing a profesionales. Personalmente me agota y no me gusta venderme, sobre todo por timidez, prefiero que lo hagan otros. Mi verdadero sueño sería dedicarme solo a escribir, centrarme en la parte creativa.

¿Algún consejo para los que empiezan?

Que la falta de tiempo no sea un obstáculo ni una excusa. Si se quiere, se puede sacar tiempo de donde sea. Simplemente hay que saber priorizar y ser constante. Dispongo de muy poco tiempo, pero el que tengo lo aprovecho al máximo. Hay días que escribo tres líneas y otras tres páginas, pero intento escribir a diario. Personalmente, al despertar, es cuando me brotan nuevas ideas que no dudo en escribir y después las voy desarrollando. Aunque resulte increíble, mis dos libros los he escrito íntegramente con el móvil y la mayor parte en el coche, en el parking, entre turno y turno del trabajo. Querer es poder y lo cierto es que escribir engancha, una vez que empiezas no puedes parar. Aunque no recomiendo mucho lo de escribir en el móvil, me temo que voy a perder la vista (risas).

¿Escribes para ti o pensando en los lectores?

Es inevitable pensar en los lectores, pero intento bucear dentro de mí, sacar lo que llevo dentro y ser siempre consecuente conmigo mismo como me inculcó mi padre desde niño. La mayor parte del tiempo tienes que ser tú, es la única manera de llegar al corazón del lector y eso implica vencer ese miedo a exponerte tal y como eres.

¿Pronto un tercer libro?

Estoy de cabeza en ello, en pleno proceso y muy ilusionado con lo que está saliendo. Estoy disfrutando más que con ninguno. Está muy avanzado pero, esta vez, quiero dedicarle más tiempo porque he aprendido mucho de los otros libros gracias al equipo de Letra Minúscula con Roberto Augusto a la cabeza y tengo más claro a donde quiero llegar con este próximo libro. Por supuesto, que habrá un tercero, si Dios quiere. No hay dos sin tres.

Gracias por tu tiempo y mucho éxito.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This