Página de venta en Letra Minúscula

¿Cuánto hace que escribes? ¿Eras de esos niños que soñaban con ser escritores?

El primer recuerdo que tengo es el de una redacción en un colegio de la barriada  Virgen del Remedio, en Alicante. Yo tenía entonces catorce años. Andaba jodido, después de haber cambiado de país y dejado atrás toda mi vida. Sé que la profesora le enseñó esa redacción a sus compañeros, y que luego se interesaron por mi estado anímico.

El segundo recuerdo es de mi madre como oyente, en la cocina, atenta a mi lectura de un escrito que había realizado, aunque reconozco que no recuerdo cuál. Años más tarde, cuando yo tenía veinticinco, falleció.

No, no soñaba con ser escritor. Yo, simplemente, soñaba… incluso despierto. Aún sigo haciéndolo. Soy un fabricante de historias innato.

¿Qué sentiste la primera vez que tuviste un libro escrito por ti entre tus manos? A mí me parece algo fascinante…

El primero es El ocaso de Valeria, así que la sensación es aún reciente. Y sí, es fascinante. Todavía ando con la digestión del logro. Lo que más me ha sorprendido, incluso más que la excitación, es la paz interior. Siempre me dije que sería un verdadero escritor cuando tuviese mi novela en las manos, pero una enteramente mía, ya que he intervenido en antologías. Mi obra me ha generado nuevas expectativas. No es el final del camino, es el principio de todo un mundo por descubrir.

Háblanos del libro que has publicado con Letra Minúscula. ¿Qué encontrarán los lectores de El ocaso de Valeria?

¿Qué aporto yo que no hayan encontrado los lectores con otros novelistas?: pues la singularidad. No soy un imitador. Me gusta ser honesto conmigo. Tengo que tropezarme con situaciones y encajarlas en el puzzle de mi historia, tratando de que no se vean forzadas, y para eso tengo que creérmelas. Si no soy capaz de creerme mis propias mentiras, ¿cómo voy a engañar a nadie? Como diría el escritor José Contreras,  nuestro oficio es el de mentir con altas dosis de credibilidad.

¿Cómo definirías tu estilo escribiendo?

Buena pregunta. Tres cosas: lo primero es que todavía sigo buscándolo, aunque ando cerca de encontrarlo. Con esta novela ya me he topado con “mi voz” narrativa, tal como me aconsejó la escritora Elia Barceló. Lo segundo es que sé que mi escritura es muy visual. La gente ve lo que escribo. Y lo tercero y último: involucro a los lectores en mi obra, aunque no sean conscientes de ello. La alta indefinición de mis personajes, escenarios y matices varios, hace que sean ellos quienes los incorporen. Son los encargados de personalizar mis historias, haciéndolas suyas.

¿Cómo valoras tu experiencia autopublicándote?

Muy buena. No tenía ninguna anterior, así que me considero afortunado. Reconozco haber caído en buenas manos.

¿Cuáles son tus escritores favoritos?

Alberto Vázquez Figueroa,  Frederick Forsyth, el dúo formado por Dominique Lapierre y Larry Collins, Henry Charriere, Tom Sharpe, etc.

¿Vas a centrarte en la novela negra o tienes pensado escribir sobre otras temáticas?

Con este seudónimo, Manuel Cado, pienso experimentar con todos los géneros que pueda: negra, romántica, ciencia ficción, cómica, etc. Este es el motivo de crear un nombre lo más corto y pegadizo posible, y por ello he resaltado más el seudónimo que el título. El tiempo dirá de qué soy capaz.

¿A qué tipo de lectores va dirigida esta obra?

A todo aquel que desee pasar un buen rato. Yo no pretendo generar falsas expectativas con mi trabajo, conozco mis limitaciones. Solo deseo entretener.

Háblanos de tu próximo libro…

Entre lo divino y lo humano se encuentran los titanes. De los posibles, y son muchos los candidatos, he elegido un grupo con un nexo, es decir, algo a lo que aspiran y, a su vez, a lo que temen.

La decisión de uno de ellos, el más poderoso de todos, trastoca una rutina de sangre y muerte. Pero la pregunta que ustedes, lectores, deberían hacerse es: ¿Los nacidos para luchar se van a conformar con una rutina que les puede conducir a una vida cómoda, sin sobresaltos?

Lo que está claro es que Manuel Cado estará ahí para contarles esta tragedia.

 

Gracias por tu tiempo y mucho éxito.

 

Entrevista a Manuel Cado, autor de “El ocaso de Valeria”
4.7 (93.13%) 32 votos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This