El blog de los escritores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Entrevista a Mario Pena, Director de Operaciones en Safe Creative

¿Qué crees que ha aportado Safe Creative que no hicieran los registros tradicionales de la propiedad intelectual?

Son varias las cuestiones principales que Safe Creative ha aportado y que son el centro de su filosofía: Lograr que la tecnología sea la que acredite la existencia de una obra concreta en un momento dado, siguiendo el espíritu del Convenio de Berna, haciendo que la creación de la prueba de autoría sea inmediata y no supeditada a criterios arbitrarios y cuestionables de una autoridad. Esto ha facilitado que sea un sistema idóneo para creadores que producen muchas obras y de todo tipo, que pueden registrar desde su ordenador sin tener que esperar y primero pagar tasas por cada registro y, además, después, otras tasas por la obtención de los certificados; cuestión que mucha gente ignora. Por último, cabe destacar el hecho de que la información de registro sea fácilmente accesible al público si el autor así lo desea, facilitando que se puedan tomar decisiones basadas en la mejor información.

Además, somos un registro que nos adaptamos con rapidez a los cambios y mejoras de tecnología, como con la inclusión desde hace ya más de un año de blockchain. Así la prueba que el usuario se crea está, valga la redundancia, a prueba del paso del tiempo y cualquier otra incidencia que ni imaginamos ahora, incluso de la desaparición de la nuestra empresa.

¿Crees que la piratería perjudica realmente a los autores o solo a las editoriales?

Lo cierto es que todo depende de lo que se entienda por piratería. No existe una definición homogénea del término ni a nivel estatal ni mucho menos individual. Sí que creo que existen empresas y particulares que están dañando de forma desleal la forma en la que muchos creadores quieren y deberían poder hacer negocio con su obra. Sería ingenuo pensar que no es así. Esto afecta de forma notable a autores y,  obviamente, también a editoriales.

No obstante, debemos aprender de cómo el valor añadido, en forma de servicio, ha sido utilizado por la industria musical (Spotify) y ahora la cinematográfica (Netflix, HBO, Disney+) para ir superando, no sin muchos problemas todavía por solucionar, estos desafíos. Claro que en el mundo de la literatura hay otras cuestiones a tener en cuenta que ya de por sí son complicadas, como es la competencia entre libros y obras audiovisuales, nuevas tendencias de consumo, etc. En resumen, la competencia por la atención del usuario. Pero creo que debemos verlo con algo que va evolucionando y cambiando. El poder experimentar con libros y tecnología es fundamental para entender cómo podemos adaptarnos mejor. En ese sentido fijarnos en lo que deslealmente hacen algunos y tratar de hacer algo parecido, legítimo y mejor, es clave.

Eres un defensor de la cultura abierta, ¿crees que los ebooks deberían ser gratis?

Es importante aclarar que cultura abierta no es sinónimo de cultura gratis. Además, en este caso, hablo por mí mismo a nivel personal como alguien que ha contribuido a Wikipedia y otros sitios con, por ejemplo, fotografías y artículos. Las circunstancias de cada uno son muy personales, y pueden variar, por lo que en muchos casos ofrecer las obras gratis, sin un plan detrás, puede no ser la mejor idea. Hay que ver este tipo de licencias y fórmulas en el contexto de una visión mayor estratégica e incluso comercial a veces.  Otras veces, como en mi caso, es una cuestión filosófica. Lo que ocurre es que tenemos un problema con las excepciones al uso de obras de terceros, especialmente obras contemporáneas. Y los creadores son los primeros perjudicados. Creo que la cultura, el conocimiento y el entretenimiento son elementos clave para el bien común y debemos facilitar que se pueda reutilizar con garantías, al menos, partes de las obras, como con un derecho a cita que sea universal, un uso justo homogeneizado, “mashups”, etc.

Así que por un lado un eBook no tiene por qué ser gratis, pero sí puede tener un precio más adaptado a la realidad del mercado y lo que éste demanda. Sería interesante, por ejemplo, hablar el modelo de la editorial técnica O’Reilly que estableció el precio de sus libros en una cuantía asumible para ciudadanos de países en desarrollo para para cualquier usuario de cualquier país del mundo, sin DRM y en una plataforma muy cómoda de usar. Sí, todavía habría quien no quisiera pagar por los libros, pero si en esas condiciones no lo hacían, nada iba a impedir que obtuvieran el libro sin pagar. Prefirieron, por lo tanto, en lugar de perseguir y gastar en DRMs que sistemáticamente se han roto, en hacer una plataforma usable y agradable a la par de económica.

Luego está el que partes de esos libros se puedan citar usando una licencia que así lo permita, ya que, por ejemplo, en España es casi imposible salvo en casos dramáticamente concretos. Porque el poder citar a un autor es fundamental para la creación contemporánea, para los autores y para dar a conocer a ese mismo autor. La cultura “libre” minimiza los efectos adversos de una ley, a veces, exageradamente estricta.

¿Cómo valoras el fenómeno de la autoedición de libros?

Me parece estupendo ¡qué voy a decir! Pero no porque muchos de nuestros usuarios sean precisamente personas que editan y publican sus propias obras, sino porque es muy importante que esos trabajos, historias e inquietudes no se queden guardadas de la vista de otros. Todo enriquece y la autoedición aporta una gran cantidad de riqueza que de otra forma sería casi inalcanzable.  Entiendo que esa es una auténtica democratización de la cultura y no es, en absoluto, incompatible con modelos más tradicionales. A veces se trata más de poder expresarse, verse reconocido, apreciado y de aprender que de otras cuestiones más mundanas. Recuerdo a un usuario que nos daba gracias por existir ya que gracias a que había registrado con nosotros se atrevía, por fin, a publicar en línea. Me alegré como pocas veces de hacer este trabajo.

¿Qué piensas del impacto de Amazon en la industria editorial?

Creo que hay un debate importante abierto con el cual reconozco que no estoy muy familiarizado. Por un lado, creo que es bueno que cualquier autor pueda usar la potencia de Amazon para darse a conocer y vender, pero también sé que los márgenes de negociación de esa empresa con muy agresivos y causa muchos quebraderos de cabeza. Es muy difícil competir en un entorno como éste con un gigante tan destacado. Haría falta una visión más global entre editores para ofrecer una alternativa especializada y más conveniente que Amazon, pero admito que es más fácil decirlo que hacerlo. No obstante, creo que es necesario competir con Amazon, y no sólo porque sería bueno para las editoriales, sino también para Amazon. Si no hay competencia, todo se empobrece un poco y los autores y editoriales pierden.

¿Y si desaparecen la mayoría de las librerías? ¿Te parecería una gran pérdida?

Personalmente mucho. Me encantan los libros, y aunque trabajo en una empresa tecnológica, mi forma predilecta de leer es con libros de papel. Me encanta pasar tiempo en librerías, en mercados de segunda mano. De hecho, ya no tengo sitio físico para más libros, pero creo que las librerías, un poco como las de antaño, eran un sitio fabuloso donde interactuar con el librero, ojear, leer algún párrafo y descubrir. Se está perdiendo y sinceramente me da pena. Creo que lo ideal sería mantenerlas, fomentar el hecho de la librería no tanto como un sitio donde compras libros, sino como parte de una experiencia análoga a lo que es ir al cine en la época de Netflix. Claro que veremos qué ocurre con la situación actual de distanciamiento social y las consecuencias a medio o largo plazo.

En veinte años… ¿toda la economía será digital? ¿Dejarán de existir las tiendas de barrio?

Me resulta muy difícil prever a tantos años vista. He solido fracasar estrepitosamente en mis visiones acerca de si Internet sería algo realmente útil, así que… miedo me da. Sea como fuere mi deseo es que no desaparezcan, sino que ofrezcan una experiencia irrepetible en los digital, pero complementado con la tecnología. Lo online y digital no va a desaparecer, va a ser incluso más fuerte y potente, pero no en veinte años, sino en cinco, dos o menos. Pero las tiendas de barrio deben dejar de ser meros sitios donde comprar algo o pedir un servicio. Si no cambian el hecho de vender por una experiencia de venta, sin duda desaparecerán. Ahí es donde entra lo que comentaba de las librerías. Debe ser una experiencia irrepetible y única. De nuevo, más fácil decirlo que hacerlo, pero los propios dueños de esos negocios son los que conocen el suyo y cómo pueden hacer que sea mejor que una experiencia de compra en línea.

Para acabar. Dime una razón por la deberían registrar mi libro en Safe Creative.

Se me ocurren muchas, pero la primera que siempre me viene a la mente es que nunca sabes cuándo vas a necesitar demostrar que algo lo escribiste tú. El registro es una inversión de futuro, porque si no registras nada, y en algún momento lo necesitas ya va a ser tarde, o, por lo menos, todo mucho más complicado y caro. Te cuesta muy poco registrar y las ventajas son tantas que a veces incluso ni nos damos cuenta de todos los casos en los que un registro puede ser la diferencia entre una buena y una terrible experiencia.

 Muchas gracias por tu tiempo.

Gracias a vosotros.

Deja un comentario

Suscríbete

Artículos populares

Archivo

Archivos

Categorías

Concurso microrrelatos

PRECIO MÍNIMO: 50 €

1.  El autor del microrrelato ganador recibirá 100 euros en un cheque regalo de Amazon.

2. Se debe enviar usando el formulario de contacto que hay en la parte inferior de esta página. No aceptaremos textos que se manden directamente a nuestro correo electrónico o por cualquier otro medio.

3. Temática libre.

4. Las obras tendrán una extensión máxima de 2000 caracteres (sin contar el título). Únicamente se admitirá una obra por participante. Puedes comprobar si tu texto tiene esos caracteres en el formulario de envío del texto.

5. Solo se admitirán obras en español.

6. Para poder participar es obligatorio estar dado de alta en nuestro canal de YouTube. Puedes suscribirte AQUÍ. (poner enlace: https://www.youtube.com/letraminuscula?sub_confirmation=1)

Para poder suscribirte necesitas tener una cuenta en Gmail abierta en tu navegador en el momento de hacer clic en el enlace.

7. La participación en el concurso implica la aceptación de las presentes bases. El incumplimiento de alguna de ellas dará lugar a la exclusión del presente concurso.

8. El plazo de presentación estará abierto hasta el 31 de julio de 2020.

9. El jurado será designado por Editorial Letra Minúscula.

10. El ganador se anunciará de forma pública después de cerrado el plazo de admisión en nuestra web y redes sociales. Todos los miembros de nuestra newsletter recibirán un email comunicando el ganador. Puedes suscribirte AQUÍ.

11. El fallo del jurado será inapelable.

12. El microrrelato ganador podrá ser publicado en nuestra web.

13. Podrán participar todos aquellos que lo deseen, de cualquier parte del mundo, siempre que sean mayores de 18 años.

14. Los participantes se responsabilizan del cumplimiento de las disposiciones legales vigentes en España en materia de propiedad intelectual y del derecho a la propia imagen, declarando, responsablemente que la difusión o reproducción de la obra en el marco del presente concurso no lesionará o perjudicará derecho alguno del participante ni de terceros.

15. Los autores no ceden ninguno de sus derechos sobre el microrrelato por participar en este concurso. Podrán publicarlo donde quieran sin necesitar la autorización de Editorial Letra Minúscula.

16. La interpretación de estas bases y la solución a las dudas que pudiera plantear su aplicación corresponderá siempre a Editorial Letra minúscula y su decisión será inapelable.

Abrir chat
Hola😃. ¿En qué podemos ayudarte? Mándanos un mensaje o una nota de voz💬.